Imagen: @paperboyo

ARTE URBANO:

El viajero de los mil recortes

Share Button

Primero se me ocurrió convertir el Big Ben de Londres en un reloj de pulsera. Quería tomar una foto que no se hubiera tomado antes y me sorprendí con el resultado. Desde entonces, transformo lugares, esculturas y paisajes emblemáticos en escenarios diferentes con la única ayuda de mis recortes, una cámara de fotos y un poco de creatividad.

¿Recuerdas cuando eras niño y buscabas formas en las nubes? Pues supongo que no he crecido, porque sigo haciéndolo, con la diferencia de que ahora busco esas formas en la arquitectura. Mis imágenes son una metáfora de que se puede mirar a las cosas de otra manera. Me gusta definirme como un “gamberro no destructivo” porque resume bien lo que hago y porque suena más atrevido que decir simplemente “corto trozos de cartulina”.

Un día, cuando volvía a casa del trabajo, recibí un mensaje de la editorial Lonely Planet que decía: “Nos gusta lo que haces. ¿Quieres hacer algunas fotos para nosotros?”. Al principio pensé que era una broma, pero sólo unas semanas más tarde ya estaba viajando por Europa tomando fotos para ellos.

Además, es una afición sorprendentemente social: casi siempre, cuando estoy tomando una foto, entablo una conversación con alguien que se acerca y me pregunta qué estoy haciendo, o que se lo imagina y me pregunta si puede ver el resultado. Nunca me llamaría a mí mismo “artista”, apenas me llamaría a mí mismo fotógrafo.

Mi próximo objetivo es viajar a Nueva York. Tengo algunas ideas que os harían ver la ciudad de una manera en la que no la habéis visto nunca antes”.

***

>> Rich McCor tiene 28 años y aunque nació en Kent, ahora vive en Londres, donde trabaja como creativo para la BBC. 

Comentarios

Deja un comentario