ARTE URBANO:

La titiritera

Share Button

“Los títeres de hilo son como instrumentos musicales que tienes que afinar igual que un violín. Están hechos a mano con materiales especiales, valen una pasta, tienes que ajustar las cuerdas… Cada movimiento diferente que quieres conseguir hace que varíe todo, que tengas que recolocar los pesos y los contrapesos. A nosotros nos gusta que nuestros títeres sean sutiles en sus movimientos, que sean muy realistas. Conseguir eso lleva horas y horas. Todo está perfectamente medido, todo tiene sus reglas. La mayoría de ellas están en los libros que escribieron los antiguos titiriteros checos, ingleses y alemanes.

No hay forma de estudiar esto, no hay universidades ni escuelas de títeres en España, donde la cultura se está muriendo. Así que hemos aprendido a desarrollar nuestro arte practicando en la calle y ahora somos una compañía profesional. Además de manipuladores de títeres, somos constructores y hemos colaborado en muchos proyectos. Por ejemplo, el año pasado hicimos lo títeres de un videoclip para Enrique Iglesias y Pitbull.

Se puede decir que la calle nos sirvió para empezar y, ahora, para sobrevivir. Por eso no estoy a favor de que el Ayuntamiento haga pruebas a los artistas que quieren actuar en la calle. Nosotros no hemos tenido que hacerlas porque no somos músicos, pero sí quiero decir que si estamos aquí es gracias a que empezamos sin tener ni puñetera idea y sin ayuda de nadie. Si no fuera por la calle, nosotros no podríamos vivir exclusivamente del teatro y de los títeres”.

***

>> Diana Romero y su compañero Andrés Maturana conforman la Compañía Periplo Marionetas. Hace algunos años se establecieron en Madrid. Puedes encontrarlos actuando en los alrededores del Palacio Real.

Comentarios

  1. Siempre que paseo por las cercanias del Palacio Real me es imposible no pararme ante los títeres de Diana y su compañero. No son realmente títeres, son “personitas pequeñitas q te transportan a su mágico mundo de sensualidad,elegancia y fantasia.
    Son grandes,muy grandes. Forman ya parte del propio paisaje y deberian ser visita obligada para todos los viandantes. Solo tienen un “peligro” y es que te atrapan y no eres consciente del paso del tiempo hasta que llegan sus momentos de descanso. Es entonces cuando te das cuenta de que acaban de alegrarte el paseo,el dia e incluso las vida.
    Animo a todos a que os acerqueis para disfrutar de su arte y es curioso que quizá ellos no sean conscientes de que no son nuestras monedas las que les ayuden sino de que son ellos los que nos han hecho vivir el mejor momento del dia.

Deja un comentario