Imagen de Luis Gil Ruiz para la exposición "El cáncer nos marca de por vida", organizada por GEPAC

CÁNCER DE MAMA:

No hemos aprendido a estar enfermos

Share Button

“La palabra “cáncer” da miedo, se relaciona con sufrimiento y muerte. Hay gente que ni siquiera se atreve a decirla, que te pregunta qué tal estás “de lo tuyo”. “¿De mi cáncer?”, les digo yo. Hace dos años me encontré un bultito en la mama. Pensé que era un simple grano de grasa, pero me hicieron pruebas y me dijeron que era cáncer. Tenían que hacerme una mastectomía.

El impacto de la noticia fue fuerte, la quimioterapia me daba pánico. No hemos aprendido a estar enfermos, ni a asumir que las enfermedades existen y que son parte de la vida, ni a hablar abiertamente de la muerte. Luego descubrí que, si bien hace años la quimioterapia mataba moscas a cañonazos, eso ha cambiado y ahora los tratamientos se individualizan dependiendo de los apellidos moleculares del tumor. 

Estoy convencida de que tener una actitud positiva aumenta las probabilidades de que todo vaya mejor, yo me dije que aquello no iba a poder conmigo, tuve una actitud muy activa frente a la enfermedad y eso me ayudó. Hay que saber extraer lo positivo de una experiencia así: después del cáncer tengo mejor carácter, relativizo la importancia de las cosas, me muestro como soy, me he vuelto más paciente y disfruto de casi todo a cada momento. Han pasado ya dos años del diagnóstico y el cáncer no me define. Sigo siendo Yolanda, la misma de siempre, y siento que la vida me ha dado una segunda oportunidad porque la enfermedad se cogió a tiempo. Por eso la prevención es tan importante: en nuestra mano no esta evitar el cáncer, pero sí autoexplorarnos periódicamente. 

He tenido que cambiar muchas de mis creencias. A mí, que siempre he sido “antiquímica” y muy reticente a las radiografías, me dieron seis ciclos de quimioterapia y 25 sesiones de radioterapia. Antes tiraba por tierra la Seguridad Social y ahora he comprobado que tenemos una sanidad pública ejemplar.

Ahora espero con ilusión la operación de la reconstrucción mamaria. Voy tranquila a las revisiones, si tiene que pasar algo, pasará. A veces los enfermos de cáncer despertamos un sentimiento de pena en otras personas que involuntariamente se transmite. Y aunque es un sentimiento humano, es lo último que queremos. Lo que necesitamos es fuerza, ánimos, humor. Que nos recuerden que la vida sigue”.

***

>> Yolanda Morales tiene 47 años, vive en Madrid y colabora como voluntaria con GEPAC.

Comentarios

  1. Yolanda, te conocí hace años sin el cáncer, y ahora te he visto luchar contra el cáncer, puedo decir q me dejaste sorprendida con tu actitud el día q t lo dijeron y que sin duda nunca has dejado de ser la misma. Gracias por ponerte a luchar con esa entereza y transmitir a los q te queríamos esa seguridad en tu lucha. Enhorabuena

    1. No se de que me extraño. Siempre fuiste tenaz, luchadora, persistente, en fin una jabata. como envidio la fuerza que mostraste siempre ante la vida.! Como perseguiste tus sueños! estoy muy orgullosa de que existan personas como tu. Sigue luchando que el mundo esta de tu lado.

  2. Eres una tía grande!!! Te quiero Yoli….
    Crecer y evolucionar. .. con esfuerzo e ilusión…es lo que veo en tu persona cada día …
    Un besazo.,…ya van tocando unas cañitas. …ehhh

  3. Es simplemente maravilloso que alguien hable con tanto valor del miedo. Para poder hacer esto hay que ser muy valiente. Yo creo que, en el fondo, todos somos valientes, sólo ocurre que no lo sabemos y tienen que ocurrir cosas para demostrárnoslo a nosotros mismos y a los demás. Como dice Yolanda, a la enfermedad, sea la que sea, hay que mirarla a la cara y llamarla por su nombre, en ese momento aparecerá nuestra valentía interna y seremos capaces de despertar la de las personas que nos rodean, sobre todo la de los que nos quieren. Estoy completamente de acuerdo contigo Yolanda, actitud positiva y actividad son las claves del éxito. También en que los enfermos de cáncer despertamos un sentimiento de pena en algunas personas, pero para evitar esto, lo mejor es hablar como tú lo haces: a las claras.

  4. Yolanda tiene razon en todo lo que dice.
    Yo he pasado un cancer de piel hace 13 años y aunque hay momentos duros, con un poco de fuerza de voluntad se superan.
    La vida no se termina despues de una enfermedad.

Deja un comentario