Natalia y Pablo, intengrantes del proyecto dedicado a la poesía "Mañanas en renglones"

Fotografías: J. Ángel Muñoz (@j.angelmg)

POESÍA:

Mañanas en renglones

Share Button

Natalia: La gente nos dice una palabra y nosotros escribimos un poema en base a lo que nos inspire. Puede ser un concepto, una sensación, un nombre, una fecha… Los dos somos artistas y esta es una manera de estar en contacto con el arte efímero y la creación instantánea. A veces me han dicho la palabra «alegría» y he escrito un poema negativo. Puede ocurrir, puede salir lo que sea, eso es lo mágico. Yo concibo la poesía como una expresión y si lo que escribo no tiene cohesión o no combinan los versos, me da igual.

Pablo: Influyen muchos factores, entre ellos nuestro estado de ánimo. También influye el ambiente, lo que nos rodea, por eso nos gusta escribir en la calle. El Rastro es el sitio perfecto.

N: Si ahora se fueran esos músicos, por ejemplo, saldría un poema diferente, porque los estímulos no serían los mismos.

Poesía dedicada a Vidandantes

P: Queremos llevar la poesía de vuelta a la calle, encontrar un punto medio entre la poesía elitista de toda la vida y la «poesía pop» basada en fórmulas sencillas que se ha puesto tan de moda. Hay gente que intenta escribir poemas lapidarios, que valgan para toda la eternidad. Los míos son diferentes, cuentan cosas que me han pasado durante un día, una hora o quince minutos. Son muy concretos. Lo que me gusta de la poesía es que toca directamente en lo sentimental y en algo que todos compartimos, ya seamos chinos, paquistaníes, estadounidenses…

N: Sí porque, al final, hablamos de arte. Todo el mundo tendría que estar haciendo arte en las calles. La sociedad cambiaría, habría más felicidad, más pureza, más sinceridad y más espiritualidad. El arte siempre hace bien al ser humano porque le transporta a su interior. Por eso se acercan a nosotros personas de todo tipo para que les escribamos un poema. Bueno, salvo gente de la tercera edad. Eso me entristece.

P: Sí, no lo entiendo, creo que nunca nos ha pedido un poema una persona mayor de 50 años. Siempre se dice que los jóvenes no apoyan el arte, y en nuestro caso son los únicos que lo hacen. Las personas mayores a veces nos hacen comentarios sobre las máquinas de escribir, nos dicen «¡Yo tenía una como esa!»”.

***

>> Natalia Peluso (21) y Pablo Urizal (22) son los impulsores del proyecto “Mañanas en renglones”.

 

Comentarios

  1. Por si sirve de algo: Yo tengo 53 años,me gusta lo q hacen y sí les daría una palabra para q crearán una poesía.
    Ah! Y también.tuve una máquina como esa!

Deja un comentario