Guillermo, joven superdotado

SUPERDOTADO:

Un pato amarillo y un oso marrón

Share Button

“Recuerdo que, de pequeño en el colegio y mucho antes de saber que era superdotado, me dieron una ficha con un pato y un oso para colorear. Dentro del pato hice una raya amarilla y dentro del oso una raya marrón. Mis padres me explicaron que tenía que colorearlos enteros y yo respondí que para qué, si ya sabía que los patos son amarillos y los osos son marrones. No es un comportamiento habitual en un niño de cuatro años.

Me quejaba y lloraba porque no quería ir al colegio, me aburría porque ya me sabía los círculos, los cuadrados y los triángulos. Después, cuando los demás empezaban a sumar, yo ya multiplicaba por dos cifras y me sabía las tablas.

Estoy de acuerdo en adelantar de curso a los niños superdotados, a mí me ayudó entonces. Lo que no me parece adecuado es separarlos del resto y llevarlos a centros educativos específicos, aislarlos. Hay momentos y tiempo para todo, si sólo nos relacionamos entre nosotros no aprendemos a vivir.

Los profesores deberían estar mejor preparados en materia de altas capacidades, porque son quienes pueden detectarlas. El problema es que a menudo se confunden con todo tipo de trastornos: déficit de atención, hiperactividad, etc. Conozco a padres de niños superdotados a los que el profesor ha recomendado llevar a sus hijos al médico, como si se tratara de un problema de salud.

Debería ser la releche que te dijeran que eres un niño superdotado, pero no lo es. Tus compañeros de clase no te entienden, eres el empollón, el rarito, te acosan. Lo sufrí durante muchos años. No quería sacar buenas notas para no llamar la atención y me “autoboicoteaba” en algunos exámenes.

Además, tener altas capacidades suele ir ligado a unas habilidades sociales bastante pobres. Con el tiempo he aprendido a desarrollarlas, a dejarme llevar en algunos aspectos para adaptarme al grupo y a asumir que quizá el problema no son todos los demás, sino que yo también puedo mejorar. He aprendido a reírme de mí mismo y de mis defectos. Si hace diez años me hubiesen dicho que tendría un grupo de amigos como el que tengo ahora, no me lo habría creído.

Desde que entré en la universidad, ser superdotado ha dejado de ser un problema, pero me falta explotarlo para que llegue a ser una ventaja. Aunque en los peores momentos deseé no tener altas capacidades y ser como los demás, ahora sé que tenemos que vivir la vida que nos ha tocado. Y aunque no podemos elegir esa vida, sí podemos elegir cómo vivirla. La mía, ahora, me encanta y no la cambiaría por nada”.

***

>> Guillermo tiene 19 años y un cociente intelectual de 160 (se considera que una persona es superdotada cuando sobrepasa 130). Vive en Madrid y estudia la carrera de Matemáticas para ser profesor.

Comentarios

  1. Enhorabuena Guille! se cuentan con los dedos de la mano a los que como tu llegan a culminar una carrera, la mayoría se pierden en el camino por falta de atención y motivación. Tenemos un hijo también superdotado, a los que ahora se llama de altas capacidades, y a él le pusieron todas las trabas para subirlo de curso, aún así es un chico ejemplar, no es el mejor de la clase porque no quiere, le falta esfuerzo ( no conoce esa palabra) todo le resulta fácil, pero estamos en eso, enseñándole hábitos de estudio. Lo mejor de todo es que tiene una personalidad envidiable y solo es un crío. Saludos

  2. Tengo el enorme privilegio de conocer a Guiller desde hace lo que parecen siglos.

    160 es un numero, lo impresionante es la persona que hay detras

  3. La verdad es que me ha sorprendido ver tu relato, ahora tus habilidades sociales son otras espero que sirva de ejemplo para otros y lo que te acompañan. Un abrazo.

  4. A mi hijo con tres años me dijeron literalmente: ” vuestro hijo no está bien, si el año que viene sigue igual lo tendrá que ver la psicologa”, manda huevos con una profesora que hace como 30 años que ve niños!!!!!

  5. Gracias a Vidandantes por contar esta historia que es una realidad para muchos niños que no tienen la atención que necesitan.
    Gracias Guillermo por contar tu vida tan sinceramente. Eres un valiente.

  6. Enhorabuena a Vidandantes, a Ana Muñoz como periodista, y a Gullermo!. Enhorabuena Guillermo por haber conseguido después de pasar tantas dificultades conseguir la felicidad, pienso que de eso se trata la inteligencia: capacidad de resolución en cualquier ámbito con los elementos que tenemos. Enhorabuena por superarte y conseguir ser feliz. No tengas miedo a destacar, no pasa nada, las personas valen por lo que son no por sus capacidades y de tu entrevista se trasluce una gran bondad y empatía. Adelante!!!!

Deja un comentario