Robert y Marta hablan de la presidencia de Trump y de su vida en México

PRESIDENTE TRUMP:

“Muchos le votaron porque pensaron que jamás ganaría”

Share Button

Robert: No sé en qué pensaba la gente que votó a Trump. Los norteamericanos ya le conocíamos, salía en la televisión y en los periódicos, sabíamos que era un completo idiota. Y ahora, lleva las riendas del país. He hablado con conocidos de allí para intentar entender por qué le votaron, y he llegado a la conclusión de que una buena parte lo hizo porque quería venganza contra el gobierno demócrata y otra parte porque creyó que Trump jamás ganaría. ¡Mi propio hijo votó por él y ahora se arrepiente! Si alguien cree que este presidente no es capaz de iniciar una guerra con Corea del Norte, se equivoca. En realidad no sabe hacer nada más. Trump simplemente reacciona ante lo que otros hacen. Su elección me hace avergonzarme de ser norteamericano, aunque ya no viva allí. Hace casi 10 años que me mudé a México con mi esposa Marta.

Marta: Robert y yo nos conocimos en California, donde yo trabajaba como camarera de un restaurante. Él era ingeniero y dirigía unas reformas en un local cercano. Venía todos los días a comer al restaurante y empezamos a hablar, a vernos… Bueno, lo de hablar es un decir, porque él no sabía nada de español y yo casi no entendía el inglés. Era muy chistoso, pero nos entendíamos.

R: Todo iba bien hasta que en 2009 estalló la crisis. Lo perdimos todo y casi gastamos los ahorros. No había trabajo ni yo iba a encontrarlo con 64 años. Martha tenía casa en México y decidimos que lo mejor era mudarnos allí. Muchos norteamericanos hicieron lo mismo cuando se dieron cuenta de que no podían permitirse vivir en Estados Unidos. Se fueron a México, a Honduras… sobre todo jubilados. En EE.UU., cuando eres joven y trabajas puedes permitirte tener un coche, incluso dos. Yo los tenía. También tenía una casa muy bonita, dinero para pagar las facturas… en todo eso, se nos iban 10.000 dólares al mes. Pero cuando te jubilas no puedes mantener todo eso. Puedes intentar vivir con tu pensión si eres uno de los privilegiados que la cobra, pero es tan baja que la gastarás en lo básico para sobrevivir. Por eso en México hay tantas comunidades formadas en su mayoría por jubilados norteamericanos.

M: Ahorita habría sido mucho más difícil que Robert y yo nos hubiéramos conocido. Con el gobierno de Trump, lo más probable es que yo no hubiese podido irme a trabajar a Estados Unidos. Cuando llegué allí hace 27 años no tenía papeles, como casi ningún inmigrante, pero me fue fácil encontrar un trabajo. Regularicé mi situación cuando me casé con Robert. Ahora no es tan sencillo, se están haciendo cosas terribles: hay niños que han nacido en EE.UU. y que están viendo cómo deportan a sus padres mexicanos. Devuelven a estos padres a su país y los niños, norteamericanos de nacimiento, se quedan solos en EE.UU. No pueden irse a México con sus padres porque son menores de edad y no pueden salir solos del país. El muro que Trump quiere construir no va a acabar con la entrada de inmigrantes. Lo hará más difícil, pero seguirán haciéndolo por otras rutas en las que, eso sí, se jugarán la vida.

R: No volveré a vivir en EE.UU. Martha y yo vamos, visitamos nuestros hijos y regresamos. No es sólo por Trump y sus decisiones radicales, es que no es factible. México no es el mejor lugar para vivir, ya sabes, es inseguro, pero tenemos una casa bonita, estamos jubilados y somos felices. Al principio me costó mucho acostumbrarme, pero he llegado a aceptarlo.

***

>> Marta Elena Salazar y Robert Reynolds viven en Tepic, la capital del estado mexicano de Nayarit. Él es además veterano de la guerra de Vietnam. 

Comentarios

Deja un comentario